Algunos mitos y verdades sobre los productos de limpieza biológicos.

Algunos mitos y verdades sobre los productos de limpieza biológicos.

 

Las constantes y recientes apariciones de productos químicos de limpieza de base biológica han generado en el mercado, como pasa siempre con las novedades, algunos malentendidos y conceptos erróneos a su alrededor, y dado que son productos que han captado la atención de las empresas y organismos, conviene hacer algunas aclaraciones.

Cada día más, los fabricantes apuestan por el desarrollo de productos “BIO” y los expertos creen que en pocos años estarán disponibles en el mercado de forma creciente. Pero de forma similar a la aparición de cualquier otro nuevo tipo de producto, estos productos químicos de limpieza de base biológica han conllevado algunos malentendidos y conceptos erróneos a su alrededor.

Estos son algunos de estos mitos y realidades que hemos podido identificar:

Mito: Los productos de limpieza de base biológica son nuevos.

Realidad: Si bien algunos son nuevos, los productos de limpieza de base biológica se remontan a la primera mitad del siglo XX. En investigaciones de aquella época, algunos fabricantes descubrieron que este tipo de productos eran ideales para su uso en las escuelas y otros lugares frecuentados por personas con los sistemas inmunes más vulnerables, sensibles o alérgicos a algunos productos químicos.

Mito: Los productos de limpieza de base biológica no son efectivos para las aplicaciones más serias.

Realidad: Si bien los productos de limpieza de base biológica no pueden reemplazar los productos de tipo ácido, muchos son tan efectivos como los tradicionales.

Mito: Como todos los productos de limpieza “BIO” están fabricados con subproductos agrícolas, todos son muy parecidos.

Realidad: No todos los productos son realmente lo mismo. Por ejemplo, no todos consiguen la denominación “green” y no hay ningún producto de limpieza de base biológica que sirva para todo. Analizando su coste/efectividad, en el mercado conviven distintos productos que ofrecen variados resultados en tareas específicas de limpieza.

Mito: Los productos de limpieza de base biológica son caros.

Realidad: Si tenemos en cuenta que algunos de los productos de limpieza de base biológica son las opciones de limpieza más seguras y eficaces en algunos supuestos, esto no es cierto en la mayoría de las situaciones. El coste real de estos productos puede ser muy parecido al de los productos convencionales.

Mito: Todos los productos de base biológica tienen la denominación “Green”.

Realidad: No todos los productos de base biológica consiguen la certificación.